Si ya de por si es un país con una idiosincrasia particular por su historia, también lo es por su geografía, y es que es uno de sus rasgos más distintivos. Altas mesetas y valles en el interior, y un mar bravo que se adentra en la costa es el escenario típico que nos ofrece Gales.

La geografía de Gales

Gales está formado principalmente por altas mesetas, lo que le asemeja bastante con el otro país que está en la isla de Gran Bretaña, Escocia. Sin embargo, a diferencia del relieve escocés, el gaélico tiene superficies mejor conservadas y unos valles que han sufrido menos glaciación.

imagen: sobrefotos.com

Se puede decir que, a excepción del litoral meridional y los Welsh Borders al este del país, es una zona con un relieve más irregular, Gales es una altiplanicie llana y desértica, que con el clima frío, nublado y lluvioso que tiene favorece la acumulación de turberas con extensos páramos y prados aptos para el ganado ovino.

La intensidad de los vientos que proceden del Atlántico hace que apenas haya bosques, pero si hay abundancia de matorrales.

El macizo de Gales

Un surco muy marcado, constituido por los valles del río Dee y del Severn, establece el límite entre Inglaterra y Gales, y es que el macizo de Gales es el elemento principal que configura el relieve del país. Es un bloque rígido que está compuesto fundamentalmente por sedimentos que proceden del tercer período de la Era Primaria. Sus pliegues se orientan de noreste a suroeste.

La zona más alta del macizo es el monte Snowdown, de 1.085 metros de altura, y que se encuentra en el norte formado por rocas volcánicas que se elevan en plataformas de similar estructura.

imagen: easyviaggio.co

La importancia del macizo no solamente se reduce como elemento geográfico, trasciende mucho más, y es que ha contribuido a que en gran parte de las llanuras que tienen una mayor densidad de población, hayan podido conservar el idioma y una forma de vida en esta región del Reino Unido.

Las mesetas del centro de Gales

En el centro del país, el río Wye que atraviesa una llanura en el interior cerca de la ciudad de Builth, riega las mesetas. Estas mesetas se extienden por la parte meridional, hasta elevarse por encima de los 600 metros de altura en los Brecon Beacons, y en Black Mountains.

El sur de Gales

En el sur se localiza la cuenca carbonífera. Su paisaje es uno de los más espectaculares de Gales, y es que está profundamente surcada por valles que se distribuyen paralelamente. Esta es una zona próspera para la economía del país por los recursos mineros que tiene y por su alto desarrollo de industrialización, siendo donde se encuentra la mayor concentración industrial y humana.

Las montañas, con un perfil muy irregular, descienden hasta la meseta litoral de Glamorgan, y al oeste del río Loughor aparecen mesetas litorales como las de Carmarthenshire y Pembrokeshire.

imagen: 123rf.com

En la meseta de Pembrokeshire está el Castillo de Pembroke, de gran valor histórico y uno de los más simbólicos de Gales, y es que en él nació Enrique VII, padre de Enrique VIII.

Las costas de Gales

Rocas desnudas y un mar bravo que se adentra es el contrapunto al interior de Gales. Las costas son altas, recortadas y poco accesibles.

imagen: cultureodyssey.com

Más artículos interesantes sobre el país de Gales, en los siguientes enlaces:

En este vídeo se contemplan imágenes del país de Gales, entre las que se ven algunas de su espectacular relieve y geografía:

Etiquetas: , , ,